domingo, 18 de junio de 2017

Artículos publicados en "La Hora"

Lucha libre y política

Gabriel U. García T.

“Titanes en el Ring” fue un espectáculo televisivo que, seguramente, marcó la infancia de muchos de los que hoy superamos los cuarenta. Era un programa de lucha libre, con un sinnúmero de personajes, interpretados por unos cuantos actores. No llegaba a los niveles de violencia que tienen las actuales exhibiciones de este tipo, pero conservaba la muletilla de los buenos contra los malos. Allí estaba Martín Karadagiterno campeón mundial.; itarle la corona al campelos actuales programas de este tio, pero conservaba la muletilla de los buenos án, el eterno campeón mundial; el inolvidable Caballero Rojo, o la temible Momia que, con una fuerza descomunal, proveniente del más allá, amenazaba siempre con arrebatar la corona al campeón reinante.

De alguna manera, y aunque era el tiempo de la infancia, sabíamos que en las luchas no habría heridos graves, ni siquiera lesionados. Eso no quitaba la magia del programa, que esperábamos expectantes ante la pantalla. Al terminar, corríamos a la cama de los padres para imitar a nuestros luchadores favoritos.

La serie me vino a la memoria cuando se comenzó a especular con un eventual rompimiento entre el ex-presidente, economista Rafael Correa, y el actual gobernante, el excelentísimo señor Presidente Constitucional de la República, licenciado Lenín Moreno. La imagen de los Titanes en el Ring se volvió más fuerte cuando, en el transcurso de la semana, apareció una foto, con los rostros  rozagantes y llenos de alegría, de los principales líderes de Alianza País.

De su lado la oposición, con la misma ingenuidad de nuestra infancia, disfruta el espectáculo y añora ver el combate decisivo entre los dos nuevos titanes. Con ello, pocas son la voces que se escuchan sobre los graves problemas del País, como el desempleo, la pobreza,  o la siempre dolorosa emigración. A lo mejor esperan que acabe el programa para salir corriendo a imitarlos y seguir en su mundo de fantasía, alejados completamente de la realidad.


Una cosa más. El programa, que dirigía Karadagián, fue muy estable. Comenzó a emitirse en 1962 y duró hasta 1988. Solamente, al final, los actores, que peleaban de manera ficticia en la pantalla, tuvieron confrontaciones verdaderas por temas de dinero. Pero eso es otra historia.

lunes, 5 de junio de 2017

Artículos publicados en "La Hora"

A propósito de Odebrecht

Gabriel U. García T.
                                       
El pasado 7 de marzo, Expreso nos traía la siguiente  nota: La comisión ciudadana de selección que organizó el concurso de designación de la primera autoridad de la Contraloría General del Estado aprobó su informe final. Carlos Pólit, actual contralor general del Estado, es el virtual ganador del proceso con 95 puntos sobre 100 “. Ocho días después, la cadena Ecuavisa informaba: “Carlos Baca Mancheno es el virtual ganador del concurso para fiscal general del Estado, con una nota total de 94/100 puntos”  En efecto, tanto el doctor Pólit como el doctor Baca resultaron designados como Contralor y Fiscal de la Nación.

Este 2 de junio, el país se conmocionó al conocer sobre los allanamientos que la Fiscalía realizara en varios domicilios de Quito y Guayaquil, incluyendo el del propio Contralor General del Estado. El escándalo aumentó cuando el abogado defensor del Dr. Pólit, Hernán Ulloa, afirmó que la Contraloría presentó un informe con indicios de responsabilidad penal en contra del Fiscal.

Todo esto deja en muy mal predicamento los afamados concursos de méritos para la designación de a autoridades de control.  El hecho de que la Asamblea Nacional, entidad del Estado que garantiza la democracia representativa, perdiera la capacidad para que los ciudadanos, a través de nuestros representantes,  designemos estas autoridades, nos obliga a pensar si es el momento de que, este poder del Estado, retome una facultad que nunca debió quitársele.

Para esto, solo hay un camino posible: una Asamblea Nacional Constituyente.  Si el Excelentísimo Señor Presidente Constitucional de la República, licenciado Lenín Moreno desea órganos de control eficientes que frenen la corrupción, debe empezar por transparentar su forma de designación.


La Constituyente, que cada vez se ve más necesaria, deberá reordenar las instituciones, empezando por la propia Corte Constitucional. El camino no será fácil, pues empieza por romper prejuicios del  propio movimiento de gobierno. Sin embargo, en este momento de la vida nacional, los ecuatorianos exigen cambios radicales.

domingo, 21 de mayo de 2017

Artículos publicados en "La Hora"

Unamuno, Montalvo y la tolerancia

Gabriel U. García T.

Don Miguel de Unamuno, ese escritor, filósofo y profesor universitario que tanto renombre diera a España, en 1925, escribió un prólogo para una edición de “Las Catilinarias” de Juan Montalvo; ese gigante que, en cambio, llenó de gloria al Ecuador. Los dos tuvieron, durante sus vidas, destinos semejantes: combatir a tiranos y soportar el exilio.

Don Miguel, en las letras introductorias que dedica a nuestro filósofo ambateño, sostiene que “tuvo que desterrarse del Ecuador de  Veintemilla; le faltaba allí aire para el alma, libertad de decir la verdad”. Don Juan, de su lado, había dicho en El Cosmopolita: “¡Imprenta, imprenta! ¡Arrebatadnos los bienes de fortuna, arrastradnos a guerras injustas, arrojadnos en mazmorras, pero dejadnos hablar!

Nadie duda de la grandeza de estos dos personajes, que fueron muy fuertes con su pluma para combatir a Primo de Rivera o a Ignacio “de la cuchilla” . Para recordarle al querido lector el tono de Montalvo, leamos este pequeño párrafo: “A García Moreno le aborrecí por tirano; a Veintemilla no le puedo aborrecer; la infamia no alcanza el honor del odio; desprecio es lo que este confidente del patíbulo me inspira, desprecio acre, amargo

Pero eran otros tiempos. Ahora no solo se combate a la prensa por lo que dice, sino también por lo que calla. El Ilustre ecuatoriano dijo sobre los funcionarios que iban más allá de los deseos del propio Veintemilla: “cada jefe es un emperadorcillo tiranísimo” y, en efecto, a veces lo es.

Entonces, querido lector, no es nada nuevo la persecución al periodismo. En la República ha existido desde hace tiempo. La novedad está en como se va sofisticando. Cada vez, por cosas menores, como un tuit en el que no se menciona ningún nombre, se abren investigaciones fiscales.

Ahora, que nos aprestamos a iniciar un nuevo gobierno, es momento de que las aguas vuelvan a su cauce. Que una justicia, independiente, castigue al periodista cuando difame; pero que el poder no sea juez y parte. Que no use esas herramientas para intimidar.


Este es uno de los grandes retos que el excelentísimo señor Presidente Constitucional de la República, licenciado Lenín Moreno, deberá enfrentar en los primeros cien días de su gobierno.

domingo, 7 de mayo de 2017

1984 y el futuro

1984 y el futuro

Gabriel U. García T.

A final de la década de los 40, George Orwell escribió “1984”, una novela fabulosa y aterradora en la que presenta un mundo regido por un gobierno donde el Partido Único es dueño de todo. Controla a la población a través de las tele-pantallas, desde las cuales, el Gran Hermano vigila y ordena. En ese Estado, producto de la ficción y la preocupación que Orwell sentía, existe la Policía del Pensamiento, para buscar aquellas personas que puedan disentir con el régimen;  el Ministerio de la Verdad, dedicado a las noticias, espectáculos, televisión y bellas artes; el Ministerio del Amor, “encargado de mantener la ley y el orden” y el Ministerio de la Abundancia, responsable de los asuntos económicos. El autor, como se puede apreciar, tenía profundo temor de que, en el mundo, dejara de regir la verdadera democracia y se asienten los totalitarismos.

Sin embargo, en este artículo, nos les hablaré más de la novela que el curioso lector sabrá disfrutar por si mismo, sino del reto que Orwell plantea para pensar el futuro.

Maurice Blondel, un filósofo francés que muriera dos años después de que se escribiera la novela con la que empezamos estas letras, reflexionó muchísimo sobre la acción humana, su sentido y perspectiva. Al final, uno de sus grandes legados fue enseñarnos que el futuro no se predice, se construye. A partir de esto se desarrolló la prospectiva,  disciplina filosófica que propone el diseño de escenarios futuros y sus mecanismos de construcción.

Al empezar un nuevo gobierno, es momento que el Ecuador se plantee las estrategias para construir un futuro donde, el 62 por ciento de la población, económicamente activa, deje los trabajos informales y consiga un empleo pleno. Para ello, parece evidente, la necesidad de un cambio de visión que implique abandonar las ideas de un estado que todo lo controla y abrazar el reto de un gobierno que impulse, promueva y aliente los emprendimientos ciudadanos.


Alejémonos del Gran Hermano, dejemos de lado la Policía del Pensamiento y soñemos y construyamos un país donde reine la paz, no como producto del miedo, sino de la satisfacción de necesidades básicas que, actualmente, no se cubren a un tercio de la población.

jueves, 2 de febrero de 2017

Resumen de mi tesis


Para quienes tienen interés en revisar mi tesis de Ingeniería, aquí una síntesis y mis títulos registrados en la Senescyt.

Aquí mi tesis resumida





domingo, 12 de junio de 2016

Aniversario
Gabriel U. García T.

Había que llegar pronto a la escuela, es domingo, hay que arreglar la capilla. Mamá se ponía sus hermosos zarcillos, eran las dormilonas. El abrigo negro cubría su vestido sencillo, sobrio. Luego, caminar unas pocas cuadras. Papá se quedaba en casa. No era muy amigo de los ritos, se llevaba mejor con los libros, prefería la libertad del pensamiento al yugo del dogma. Mamá creía que estaba equivocado, la única libertad está en Dios.

En medio los tres. El primero, muy concentrado con sus libros, sus juegos mentales y el Señor Juish. El segundo más rebelde, preocupado por sus amigos y el fútbol. El tercero… ¡que se yo!

Esto fue hace medio siglo, en el que pasamos de la televisión en blanco y negro a la de colores. Conocimos los Walkman con cassetes, los  long play. Pasamos de los discos de cinco un medio a los de tres un cuarto.

Pero, también, del fútbol en la calle, al temor de enviar a los hijos solos. De los recorridos en bicicleta por todos los rincones de la pequeñita ciudad, al miedo de dejarlos solos en el parque de la Venus que fue, en tiempo de mis tíos, hundida por impúdica.

Todo esto no fue posible sin ti, que sólo mentiste una vez en la vida. Y fue, justamente, la última vez que me hablaste.

- ¿Cómo está?

- Bien mijito, un poquito cansada.

Luego el silencio. No volviste a decir nada, hasta hace poco. Apareciste en mi sueño. Estabas radiante, tus ojos azules lucían más bellos que nunca. Tu sonrisa estaba intacta y tu amor presente, como siempre, como ahora. ¡Ojalá nada hubiera cambiado!

Pero cambió. No escucho tu dulce voz. Sólo la Marle, siguiendo tu ejemplo, aún pregunta si he desayunado.

Ahora uso lentes, para poder escribir cuatro letras. Quizás los mismos que te negaste a usar para no opacar la intensa luz de tu mirada.  

Sabes, estudié un poco de filosofía. Aristóteles pensó mucho en la felicidad y escribió sobre ella. Hizo un libro para su hijo, tratando de explicarle lo que debe ser. Pero olvidó algo muy sencillo: volver a sus recuerdos y ver los ojos de la madre, donde no puede existir mayor y mejor felicidad.

¡Cómo eres!

Me sigues enseñando. La felicidad está en ver a tu nuera jugando con tus nietos. No se necesita más.


Loja, madrugada del 12 de julio de 2016. 

Un año de tu muerte.